Dentro de un contexto globalizado, si una empresa desea aumentar su volumen en ventas, no es extraño que se apoye en las diferentes tecnologías de la Información para desplegar traducciones de la gama de servicios y productos que ofrece, buscando así la concurrencia del cliente potencial  extranjero. 

El hecho es que hoy en día es más común encontrar que el flujo de información de algún sitio en Internet se despliegue en varios idiomas; ya sea para no quedar fuera del mercado competitivo o para aumentar simplemente su contador de visitas.

Cuando a uno le gusta el software libre siempre se buscan maneras de lograr negocios que funcionen de esa manera. Negocios abiertos como el software que producen. Que le den más importancia a las personas que a la empresa, donde sea divertido trabajar, donde cada quién asuma sus propias responsabilidades y se interesen por hacer que el negocio prospere, que sean más horizontales y que produzcan riqueza para sus miembros, para la comunidad en la que están y para el mundo (en forma de más software libre ;-).